Una adecuada gestión del talento humano para encontrar y retener a los mejores

Una adecuada gestión del talento humano para encontrar y retener a los mejores

En un mercado tan competitivo como el actual, la gestión del talento humano es de gran importancia para el futuro de las empresas, debido a que el cambio en los modelos laborales y el perfil que requieren los empleados (sin importar el giro de la empresa) hacen que el tipo de trabajador que se contrata hoy día no se parezca en nada a los que se requerían hace un par de décadas.

En esta entrada del blog de Big River RRHH, en donde podrán encontrar información acerca de la gestión de recursos humanos y los servicios que les ofrecemos, hablaremos acerca de la gestión del talento y cómo encontrar y retener al mejor.

Las grandes empresas se han dado cuenta de que el encontrar y retener a los trabajadores con gran talento es un esfuerzo que vale la pena, ya que los mejores talentos pueden cambiar por completo sus procesos, mejorándolos y llevando a su empresa a una nueva etapa de crecimiento. Por ello es que las empresas invierten cada vez más en gestionar el talento.

La gestión de talento humano consiste en un proceso para incorporar y desarrollar a nuevos integrantes a una fuerza laboral, además de desarrollar y retener el capital humano con el que se cuenta. Si una empresa no cuenta con un modelo de gestión, su búsqueda de trabajadores que destaquen dentro de ramo va a fracasar.

Aunque la gestión del talento humano también puede entenderse sobre la idea de que todos los trabajadores de una empresa tienen un talento, y se le deben establecer retos y herramientas para que con el esfuerzo del trabajador lo descubran y potencien. Del modo en que se tome, su importancia se centra en que:

  • El contratar un nuevo empleado puede costar hasta tres veces más que el retener el talento con el que cuentan.
  • Un nuevo empleado puede llegar a necesitar hasta seis meses para llegar a ser productivo.
  • Para que un empleado se integre en la cultura de la empresa, se necesita hasta 18 meses.
  • No es sino hasta después de dos años cuando un empleado llega a conocer al cien por ciento la estrategia de la empresa y se alinea a sus ideales.

Por estas razones nos damos cuenta de que lo que se trata no es sólo de tener a los mejores empleados, que por sí mismo representan una gran ventaja; sino de que retener el talento y desarrollarlo, lo que resultará muy beneficioso a largo plazo. Motivo principal por el cual, se debe apostar por una buena gestión del talento y un proceso de reclutamiento minucioso.

Si se va a iniciar el proceso de reclutamiento y gestión del talento humano es importante que se realice de la manera correcta. A continuación, les daremos algunos consejos para encontrar los mejores trabajadores, que se adapten al perfil del puesto, sigan la cultura empresarial y puedan establecer una relación a largo plazo exitosa:

  • Saber que buscan. Es el paso más importante. Puede parecer obvio, pero es uno de los errores más comunes al momento en que se inicia un proceso de selección. Se debe tener claro y delimitar lo máximo posible el perfil que se desea contratar, pues entre más se detalle el perfil y los conocimientos, aptitudes y habilidades que requiera el solicitante, es más fácil que el talento llegue a la empresa.
  • CV vs. Actitud. El currículum de un aspirante demuestra los conocimientos y la experiencia que ha adquirido, pero esto sólo es un buen inicio. Los mejores CV no aseguran que los candidatos son los mejores para el puesto. También hay que observar la actitud, puesto que de nada sirve contratar a una persona con un gran talento, si al momento de trabajar su actitud deja bastante que desear. Poder evaluar la actitud durante un proceso de selección puede ser difícil, por lo que los departamentos de recursos humanos deben diseñar procesos más rigurosos.
  • El mejor talento no piensa como el resto. Para descubrir el mejor talento, el uso de ejercicios que no necesariamente estén relacionados con el puesto o el trabajo, es la mejor vía. El hacer preguntas que requieren de un pensamiento distinto o ver las reacciones de los aspirantes en situaciones fuera de su área, permite ver su nivel de adaptación, su forma de analizar las cosas y qué tan independientes y creativos son.
  • Pasión por su trabajo. Una buena actitud, vastos conocimientos, adaptabilidad, independencia y creatividad, no sirven de nada si los trabajadores no tienen pasión por lo que hacen, sin importar el puesto o el ramo al que se dediquen. Si se detecta un candidato que ame su profesión y le dedique más que sólo el cien por ciento, sin dudas es señal de que llegará a ser un trabajador con mucho talento.

Aunque de nada servirá todo el esfuerzo de un buen proceso de reclutamiento para contratar al mejor talento, si una vez en la empresa no se le cuida y se le retiene. Por ello, también es importante que durante la gestión del talento humano se elaboren estrategias para que los empleados permanezcan el mayor tiempo en la empresa.

Esto no sólo se logra con buenos salarios, grandes prestaciones o facilidades y libertades al momento de trabajar. Se tiene que seguir un camino para que el talento conecte con la empresa y se alinee a sus objetivos a corto, mediano y largo plazo. Como un primer paso para lograrlo, se debe hacer que el empleado tenga una fácil y rápida adaptación a la empresa; lo ideal es que un compañero o quien será su jefe inmediato, lo guíe e instruya en su rol y le aclare las dudas sobre su nuevo trabajo.

Se debe permitir que desarrolle todo su potencial sin darle “carta blanca” para lo que quiera hacer. A los trabajadores con talento les apasiona lo que hacen, por lo que el trabajo de un líder es guiar por el camino adecuado esa pasión. Nunca se le debe hacer creer que ya ha alcanzado todo su potencial, y aceptar sus innovaciones y nuevas ideas es el primer paso.

Y recuerden, el salario no lo es todo. Si bien es uno de los factores más importantes, existen otros beneficios que los trabajadores con talento buscan. Como el reconocimiento de sus logros por parte de sus superiores o que su trabajo les dé el equilibrio de tiempo que requieren para dar lo máximo en el trabajo sin descuidar a sus familias.

Un buen proceso de reclutamiento y retención del talento sólo se logra con una correcta gestión del talento humano, y para facilitar la gestión y hacerla más productiva, el uso de softwares de gestión, como el que les ofrece Big River RRHH, juega un papel fundamental, que además les hará reducir costos. Para más información comuníquense con nuestros especialistas, que con gusto aclararán todas sus dudas.