MEJORAMIENTO DE LA CREATIVIDAD EN LA TOMA DE DECISIONES

MEJORAMIENTO DE LA CREATIVIDAD EN LA TOMA DE DECISIONES

Quien toma decisiones racionales necesita creatividad, es decir, la capacidad de concebir ideas nuevas y útiles.  Se trata de ideas distintas de lo que ya se ha hecho antes pero que también sean apropiadas para el problema o la oportunidad que se presenta.

¿Por qué es importante la creatividad para la toma de decisiones? Porque permite a quien toma las decisiones comprender y evaluar más a fondo el problema o ver problemas que otros no ven. Sin embargo, el valor más evidente de la creatividad es que ayuda a quien decide a identificar todas las alternativas viables.

Potencial creativo. Casi todos tenemos un potencial creativo al cual recurrir cuando enfrentamos un problema de toma de decisiones. Pero para dar rienda suelta a este potencial, debemos salir de las rutinas psicológicas en que nos metemos y aprender a pensar en los problemas de modos divergentes.

Empecemos con lo obvio: la gente difiere por su creatividad inherente. Einstein, Edison, Picasso y Mozart fueron individuos de creatividad excepcional. Esta creatividad, no es de sorprender, es escasa. En un estudio de la creatividad durante toda la vida de 461 hombres y mujeres se encontró que menos de uno por ciento eran excepcionalmente creativos. Pero 10 por ciento eran muy creativos y alrededor de 60 por ciento algo creativos. Esto indica que casi todos tenemos un potencial creativo, sólo necesitamos aprender a liberarlo.

Modelo de tres componentes de la creatividad. Dado que la mayoría de la gente tiene la capacidad de ser por lo menos moderadamente creativa, ¿qué pueden hacer individuos y organizaciones para estimular la creatividad de los empleados? La mejor respuesta se encuentra en el modelo de tres componentes de la creatividad, que se basa en extensas investigaciones y que postula que la creatividad de los individuos requiere competencia, habilidades de pensamiento creativo y motivación intrínseca de las tareas. En los estudios se confirma que cuanto más sólidos sean estos componentes, mayor la creatividad.

creatividad-en-toma-de-decisiones

La competencia es la base de todo trabajo creativo. Los conocimientos que tenían Picasso sobre arte y Einstein sobre física fueron condiciones imprescindibles para que pudieran dar sus contribuciones creativas en su campo. Uno no creería que alguien con pocos conocimientos de programación fuera muy creativo como ingeniero de cómputo. El potencial de la creatividad se fomenta cuando los individuos tienen capacidades, conocimientos, destrezas y habilidades semejantes en su campo de trabajo.

El segundo componente son las habilidades de pensamiento creativo, que abarca las características de personalidad que se asocian con la creatividad, la capacidad de hacer analogías, así como el talento para ver lo familiar bajo otra luz. Por ejemplo, se ha concluido que los siguientes rasgos individuales están vinculados con la concepción de ideas creativas: inteligencia, independencia, confianza, disposición a correr riesgos, locus interno de control, tolerancia de la ambigüedad y perseverancia ante la frustración. 

El uso eficaz de analogías permite a los tomadores de decisiones aplicar una idea de un contexto a otro. Uno de los ejemplos más famosos en que la analogía dio por resultado un avance creativo fue la observación de Alexander Graham Bell de que sería posible tomar conceptos que atañen al oído y aplicarlos a su “caja parlante”. Observó que los huesos del oído funcionan gracias a una membrana delgada y delicada. Entonces, se preguntó si una membrana más gruesa y fuerte podría mover una pieza de acero. Concibió el teléfono con esa analogía. Desde luego, algunas personas han adquirido la capacidad de ver los problemas desde otro ángulo. Son capaces de hacer desconocido lo conocido y conocido lo desconocido.  Por ejemplo, todos pensamos que las gallinas ponen huevos, ¿pero cuántos hemos pensado que las gallinas no son otra cosa que la manera que tienen los huevos de producir otros huevos?

El último componente de nuestro modelo es la motivación intrínseca de las tareas, que consiste en el deseo de ocuparnos en algo porque es interesante, absorbente, emocionante, satisfactorio o presenta un reto personal. Este componente de motivación es lo que convierte la creatividad potencial en ideas creativas reales. Determina el grado en que los individuos ejercitan su competencia y capacidades creativas. Así, las personas creativas por lo regular aman su trabajo hasta el punto de que parecen obsesionarse. Es importante observar que el entorno laboral del individuo puede tener un efecto significativo en la motivación intrínseca. Se ha descubierto que entre los alicientes de la creatividad en el ambiente de trabajo se encuentran una cultura que favorece el intercambio de ideas, la evaluación justa y constructiva de las ideas y el reconocimiento y remuneración del trabajo creativo; suficientes recursos económicos, materiales y de información, libertad para decidir qué trabajo se hace y cómo, un supervisor que sabe comunicarse, que muestra confianza en los demás y respalda el trabajo en grupo y compañeros que se apoyan y confían unos en otros.