ENCUESTA DE ACTITUDES

ENCUESTA DE ACTITUDES

¿Cómo obtienen los administradores la información sobre las actitudes de sus empleados?

El método más popular son las encuestas de actitudes. En estas encuestas se presentan al empleado un conjunto de enunciados o preguntas. Lo ideal es que los reactivos estén adaptados para conseguir información específica de acuerdo con lo que quiere la administración. Para calcular la calificación de las actitudes, se suman las respuestas del cuestionario. Es posible también calcular un promedio de las calificaciones de grupos, departamentos, divisiones o toda la organización.

A menudo, los resultados de las encuestas de actitudes sorprenden a la administración. Por ejemplo, los gerentes de la división Heavy-Duty de Springfield Remanufacturing pensaban que todo estaba en orden. Como los empleados participaban en las decisiones de la división y la rentabilidad era la mayor de toda la compañía, la administración suponía que la moral era elevada. Para confirmar sus ideas, realizaron una pequeña encuesta de actitudes.

Se les preguntó a los empleados si estaban de acuerdo o no con las siguientes afirmaciones:

1) En el trabajo, sus opiniones cuentan?.

2) Aquellos que quieran ser líderes de esta compañía tienen la oportunidad de serlo?.

3) En los últimos seis meses, alguien habló con usted acerca de su desarrollo?.

En la encuesta, 43 por ciento no estuvieron de acuerdo con la primera declaración, 48 por ciento con la segunda y 62 por ciento con la tercera.

encuesta-de-actitudes

La administración estaba sorprendida. ¿Qué estaba pasando? Durante más de 12 años la división había realizado juntas en el piso de ventas para revisar las cifras. Además, casi todos los gerentes habían salido de las filas de los empleados.

La administración respondió creando una comisión compuesta por representantes de todos los departamentos de la división y de los tres turnos. La comisión descubrió de inmediato que había numerosas pequeñeces que la división hacía y que alienaban a los trabajadores. De esta comisión surgieron muchas sugerencias que, al ser puestas en práctica, mejoraron significativamente la percepción que tenían los empleados de su influencia en la toma de decisiones y sus oportunidades profesionales en la división.

Aplicar periódicamente encuestas de actitud da a los administradores información valiosa sobre cómo perciben los empleados sus condiciones de trabajo.

Políticas y prácticas que a la administración le parecen objetivas y justas, quizá los empleados en general o ciertos grupos las consideran desiguales. Si las percepciones distorsionadas llevan a actitudes negativas acerca del trabajo o la organización, es importante que la administración se entere. ¿Por qué? Porque el comportamiento de los empleados se basa en las percepciones, no en la realidad. Recuerde que el empleado que renuncia porque piensa que está mal pagado (cuando en realidad la administración cuenta con datos objetivos para sustentar que ese salario es muy competitivo), deja la compañía como si en efecto hubiera estado mal pagado.

El ejercicio regular de las encuestas de actitudes puede alertar a tiempo a la dirección de posibles problemas y de las intenciones de los empleados, para que emprenda las acciones que eviten las repercusiones.