DIFERENCIAS INDIVIDUALES: ESTILOS DE TOMA DE DECISIONES

DIFERENCIAS INDIVIDUALES: ESTILOS DE TOMA DE DECISIONES

Pongamos a Chad y a Sean en la misma situación de decisión y veremos que Chad siempre se tarda más en decidirse. Sus elecciones no son siempre mejores que las de Sean; simplemente es más lento para procesar la información. Además, si hay un lado riesgoso en la decisión, Chad prefiere una opción menos arriesgada que Sean. Lo anterior ilustra que todos le imponemos nuestro estilo personal a las decisiones que tomamos.

En las investigaciones sobre los estilos de decidir se han identificado cuatro métodos para tomar decisiones. Este modelo fue concebido para uso de gerentes y aspirantes a gerencia, pero su marco teórico general sirve para quienquiera que tome decisiones.

La premisa básica del modelo es el reconocimiento de dos diferencias en las personas. La primera es la forma de razonar. Algunas personas son lógicas y racionales y procesan la información en serie. Pero otras son intuitivas y creativas; perciben las cosas en conjunto. Observe que estas diferencias están por encima de las limitaciones humanas generales que citamos al tratar la racionalidad acotada. La otra diferencia está en la tolerancia a la ambigüedad. Algunas personas tienen una gran necesidad de estructurar la información de modo que se reduzca la ambigüedad al mínimo, mientras que otras son capaces de procesar muchas nociones al mismo tiempo. Si estas diferencias se esquematizan en un diagrama, trazan cuatro estilos de toma de decisiones: directivo, analítico, conceptual y conductual.

Las personas que usan el estilo directivo tienen una baja tolerancia a la ambigüedad y buscan la racionalidad. Son eficaces y lógicos, pero su preocupación por la eficacia resulta en una toma de decisiones con el mínimo de información y con pocas alternativas evaluadas. Los de tipo directivo toman decisiones rápidas y se enfocan al corto plazo.

El tipo analítico tolera mucho más la ambigüedad que el directivo. Esto lo lleva a desear más información y a considerar más alternativas que los de tipo directivo. El administrador analítico se caracteriza como cuidadoso en sus decisiones y con la capacidad de adaptarse o enfrentar las situaciones novedosas e inesperadas.

diferencias-individuales-estilo-de-toma-de-decisiones

Los individuos que tienen un estilo conceptual reúnen datos de varias fuentes y consideran muchas alternativas. Su enfoque es de largo alcance y son muy buenos para encontrar soluciones creativas a los problemas.

La última categoría, el estilo conductual, caracteriza a quienes tienen un gran interés en los miembros de la organización y en su desarrollo. Les preocupa el bie- nestar de sus subordinados y reciben de buena gana las sugerencias de los demás. Se centran en el corto plazo y desestiman el recurso de los datos cuando deciden. Estos administradores tratan de evitar los conflictos y buscan la aceptación.

Aunque estas categorías son distintas, los administradores tienen características de más de una. Lo mejor es pensar en el estilo dominante de un administrador y sus estilos de respaldo. Algunos administradores se apoyan casi exclusivamente en su estilo dominante, pero otros son más flexibles y hacen cambios de acuerdo con la situación.

Los estudiantes estadounidenses de administración, los gerentes de nivel básico y los directores ejecutivos tienen calificaciones elevadas en el estilo analítico. Esto no es de sorprender, dado el énfasis de la educación formal, sobre todo la de negocios, en adquirir las facultades del razonamiento analítico. Por ejemplo, en los cursos de contabilidad, estadística y finanzas se insiste en el análisis estadístico. En cambio, hay pruebas de que los administradores chinos y japoneses optan más por los estilos directivo y conductual, respectivamente.

La explicación estaría en el acento de los chinos en mantener el orden social y el intenso sentimiento colectivista de los japoneses en el trabajo.

Además de dar un marco teórico para contemplar las diferencias individuales, enfocarse en los estilos de decisión es útil para comprender cómo personas con la misma inteligencia, con acceso a la misma información, difieren en su modo de tomar decisiones y en sus opciones finales. También sirve para entender cómo abordan la toma de decisiones individuos de culturas distintas.