Comportamientos que debe evitar un líder

Comportamientos que debe evitar un líder

Sistema de gestión de recursos humanos y los comportamientos

Hoy toca el turno de hablar de los comportamientos que debe evitar cualquier persona que tenga gente a su cargo. Recuerda que al estar trabajando con personas, el área de recursos humanos hace lo mejor que puede para enamorar al personal, para que se integre dentro de la empresa, pero más allá de eso, puede ocurrir que el personal salga de la empresa, desilusionado, porque realmente los líderes no están guiándolos a la consecución de los objetivos.

El día de hoy hablaremos sobre los comportamientos que todo líder debe evitar; son comportamientos que generan antipatía y ocasionan que los subordinados pierdan el respeto y hablen mal de los líderes. Por cierto, recuerda que evitar las actitudes que mencionaremos es posible mediante un sistema de gestión de recursos humanos como el que ponemos a tu disposición en Big River.

La intolerancia.

El primer comportamiento que todo líder debe evitar es la intolerancia. Es cierto que no vamos a simpatizar con todos; sin embargo es fundamental ser tolerantes con cualquier persona independientemente de cuál sea su sexo, su formación académica o su nivel dentro de la organización, a fin de generar un ambiente de trabajo favorable.

Es importante evitar irritarse ante situaciones de estrés; todo líder, toda persona tiene que saber autocontrolarse, y si realmente no te sientes bien para conducir una junta o una reunión de retroalimentación, pide unos minutos. Pero no te irrites frente a la gente, porque esto hace que se pierda el nivel de seriedad que se requiere. También es muy importante tomarse las cosas con calma, aun si no todo marcha a la perfección.  En tal caso es mejor hacer un alto y hablar con la gente. También es recomendable que, como líder, reconozcas cuando te excediste con un reclamo airado y pidas disculpas al equipo.

No escuchar.

Otro comportamiento muy mal visto entre los colaboradores es el de no escuchar. A veces, cuando un colaborador comienza a exponer sus ideas, es abruptamente interrumpido por el líder o por otro colaborador. Se trata, a todas luces, de una situación muy dañina, porque ocasiona que la gente ya no se acerque a esas personas, porque fueron etiquetadas como gente que no escucha. Además, la gente que es interrumpida siente que lo que dicen no es importante. Es fundamental reconocer esta situación y evitarla a fin de mejorar la comunicación.

Tú, como líder, debes ser alguien que escuche; incluso puedes apoyarte en herramientas automatizadas como un sistema de gestión de recursos humanos que te ayude aumentar la comunicación de calidad con tu personal.

No ser realista.

Hay muchos líderes que no han entendido las metas o no las han visto con objetividad y empiezan a engañar a la gente,  a decirle que van bien, que van a lograr las metas, que los números mienten. Y si tú, como líder, caes en ese tipo de actitudes, imagínate la repercusión que tiene hacia los demás niveles de la organización.

Es muy importante que siempre te mantengas en la realidad y apeles a los hechos: las estadísticas y los números no mienten. Si hay duda ve con las personas encargadas de establecer los indicadores. Y cuando todo te quede claro, mantente enfocado en la realidad, pues hoy más que nunca las empresas necesitan líderes que logren los resultados dentro de su departamento.

Un sistema de gestión de recursos humanos te ayuda a mantenerte centrado en la realidad, pues éste se alimenta de forma automatizada y luego proporciona información útil y detallada de lo que está pasando con todo el personal.

No interesarte por las personas.

Otro comportamiento que la gente aborrece en un líder es que no se interese por las personas que trabajan con él y que simplemente vea en ellos  máquinas u objetos que son fácilmente reemplazables. A muchos líderes no les interesa forjar una relación cálida mediante actitudes respetuosas y amistosas. Lo más probable es que, ante eso, la gente busque la mejor oportunidad para salir de ese lugar. Recuerda que la gente dentro de tu departamento o de tu empresa se tiene que sentir valorada en todo momento.

La prepotencia.

Otro de los comportamientos es la prepotencia. Hay muchos líderes que creen que lo saben todo y hacen que las personas sientan que puedan aportar menos de lo que realmente está dentro de sus capacidades. Entonces esas personas empiezan a huir de los líderes prepotentes. Por eso es importante mantener los pies en la tierra, y ponerse siempre al mismo nivel que el resto de los colaboradores y tratarlos de manera amable y respetuosa. Esto contribuirá a estrechar los lazos y a que los colaboradores busquen, de manera natural, acercarse a los líderes para obtener retroalimentación y para aprender de ellos.

El alejamiento.

El último comportamiento que debemos evitar es el alejamiento; hay líderes que tienen posiciones muy importantes y que dejan de lado a su equipo de trabajo. Esta situación le envía a los colaboradores un mensaje equivocado, pues pensarán que hay cosas más importantes que la consecución de las metas y además se sentirán relegados y desplazados a un segundo término ante las actitudes distantes del líder.

Debes de estar en contacto con tu equipo, retroalimentarlo y conocer los aspectos que se les están complicando para que los puedas ayudar. De este modo ellos seguirán avanzando. Recuerda siempre tener a tu lado un sistema de gestión de recursos humanos que te ayude a dar seguimiento a todos los asuntos relacionados con la labor de un buen líder. Visita Big River Recursos Humanos; tenemos el sistema ideal para tu empresa. ¡Te esperamos!